Entro en la cárcel de Soto del Real con inquietud y me encuentro con las personas encerradas que están pagando sus delitos.

Aunque también compruebo que tras sólo 2 horas de conferencia, hablándoles con respeto, consideración y sentido profundo, se emocionan y sienten en su interior cosas intensas y sanas.

Reclusos del módulo 10 de Soto me habéis hecho mucho bien, me habéis emocionado con vuestros abrazos y sonrisas. Lo recordaré siempre ¡Gracias!

 

Gracias Carmen Arnanz, María Galán, Mireia Álvarez y Gonzalo Cobo. Sois muy grandes.

Gracias también a Solidarios por vuestra excelente labor.

 

Benjamín Zorrilla