“Buen Carácter y Eficacia” de Benjamín Zorrilla, mi comentario como lectora…

Hemos dado por sentado muchas cosas a lo largo de nuestra vida, entre ellas el hecho de que llegados a un punto de la misma no se puede cambiar.

Benjamín Zorrilla, en su libro “Buen Carácter y Eficacia: la clave del éxito personal, profesional y empresarial” nos demuestra de una forma sencilla y eficaz que lo anterior no tiene por qué ser así. Tenemos un cerebro moldeable, como un pedazo valioso de plastilina, que podemos modificar a nuestro antojo, produciendo cambios muy positivos en él y haciéndonos ver que el cambio en nuestro entorno y en nosotros mismos es posible.

¿Magia? No. Benjamín Zorrilla nos da pequeños detalles de todas aquellas cosas tan simples, pero tan valiosas que pueden dar lugar a ese cambio tan fabuloso. Y, lo que es mejor, consigue que eso sea aplicado a las empresas, fuera de adoctrinamientos.

Benjamín Zorrilla divide su libro en varias fases, para que así sea más fácil y cómodo para nosotros darnos cuenta de nuestra verdadera esencia:

  • En su primera fase, Zorrilla nos hace ser conscientes de nosotros mismos, de las distintas perspectivas que cada uno tenemos del mundo que nos rodea; hace hincapié en el hecho de saber escuchar, algo tan desaprendido en los tiempos que corren y que lo hacen tan deprisa (competitividad, tecnologías, quién es mejor que quién), provocando que no nos paremos a hacer una cosa tan sencilla como escuchar y ser receptivo con la otra persona, y esa escucha forma parte activa del respeto entre unos y otros. Además de esto nos hacer ver nuestras auténticas fortalezas, nuestros valores, haciéndonos ganadores a todos, ya que todos somos seres fantásticos y capaces. Entonces, si todos somos ganadores ¿Por qué no crear entre todos un entorno ganador? Por supuesto que se puede.
  • La segunda fase supone un ejercicio de introspección: “conócete a ti mismo” es la clave para dar el gran paso al cambio. Propone una reflexión sobre las emociones que sentimos (las primarias, las secundarias y las instrumentales…¡Somos un mundo de emociones!) y nos da la llave para saberlas gestionar; nos invita a modificar nuestros pensamientos para llegar a ser personas inteligentemente optimistas, ya que nuestras actitudes dependen de nosotros mismos; y, al mismo tiempo, pretende que mostremos abiertamente nuestra gratitud por las cosas, para así eliminar nuestros problemas con el pasado ya que, la gratitud es el recurso más valioso que poseemos y que nos puede llevar a una verdadera paz interior y a un estado de equilibrio verdaderamente maravilloso. Es muy importante que seamos personas proactivas ya que, de no ser así, nuestro pasado y nuestro futuro harán que tengamos un constante estado de bloqueo que no nos permita hacer las cosas que la vida nos invita a hacer.
  • En la tercera fase, Zorrilla nos invita a ese nuevo encuentro con nosotros mismos, una vez realizados los cambios, animándonos de nuevo a ser proactivos, usando las palabras adecuadas para unos pensamientos eficaces; de reducir nuestros círculos de influencia y de preocupación, para no malgastar energías, ya que nuestra tendencia es la de cargar una gran mochila con aquello que realmente no significa una preocupación, sino un pequeño bache en el camino o incluso algo inexistente, ya que tendemos a preocuparnos por cosas del futuro que no han ocurrido ni tienen por qué ocurrir. Lo que de verdad tenemos entre nuestras manos es la posibilidad de visualizar cuál es nuestro aspecto más importante en la vida, cuál es nuestro centro, ya que eso nos genera seguridad, nos sirve de guía, nos otorga sabiduría y nos da ese poder para influenciar en otras personas de forma sana y genuina. Y todo eso gracias a las fortalezas que cada uno poseemos de forma innata, aquello que nos hace únicos.
  • Con todo esto llegamos a la cuarta fase, todo lo que Benjamín Zorrilla ha puesto en nuestras manos es el Santo Grial para confiar, comprender y tener una sinergia positiva con todos los que nos rodean, para hacernos sanamente eficaces en cada uno de nuestros entornos. Y con esto más lo relatado por Zorrilla en las anteriores fases, lograremos un buen carácter y una sana eficacia para siempre.

Es increíble que, con las palabras más sencillas podamos llegar a algo que a veces creemos impensable, pero sí se puede hacer. Tú lo has demostrado Benjamín, y yo ahora lo aplico a la pequeña empresa que es mi vida. Gracias pr este magnífico libro, Buen Carácter y Eficacia: la clave del éxito personal, profesional y empresarial.

Sólo palabras de agradecimiento porque he logrado cambiar mi forma de ver mi vida y lo que me rodea.

Gracias de todo corazón Benjamín.

Rocío.